Lagos de lagrimas y una taza de té

article by: at: 12th Jul 2011 under: Azores
20110706-_MG_1820

 

La orilla de la carretera que nos lleva monte arriba esta cubierta por inmensos matorrales de Hortensias y arboles. Si la densa vegetación lo permite, la vista se nos va por suavemente curvadas colinas tapizadas con campos verdes y el mar azul de fondo. De un momento a otro llegamos a un mirador y nos encontramos delante una estampa de postal en el paisaje. Vemos lo que hace miles de años ha sido el cráter de un volcán inmenso. Hoy en día sus paredes están adornadas de un bosque salvaje y en su interior se encuentran dos lagos. Uno de color azul y el otro verde. El panorama nos deja sin aliento.

La leyenda dice que este lugar le gustaba mucho a la princesa Antília que había sido muy vigilada por su padre que apenas le dejaba salir del castillo. Es aquí donde ella encontró un joven pastor y, como no, los dos se enamoraban. Cuando el rey se enteraba de esta romance naturalmente el la prohibió, pero concedía a su hija una ultima cita con su amante. Los dos lloraban tanto que llenaron de lagrimas a estos dos lagos. Uno azul como los ojos de la princesa y otro verde como los ojos del pastor.

Seguimos por la costa norte de Sao Miguel. Pasamos por pintorescos pueblos costeros y campos verdes separados por setos de las siempre presentes hortensias cuando de repente el verde de los campos parece mas oscuro y se ven plantaciones de un arbusto que es único en Europa. Desde el año 1750 aproximadamente se produce té en los Azores. En el año 1878 la «Sociedade Promotora da Agricultura» contrato dos Chinos de la ciudad de Macau para enseñar a los productores locales las técnicas orientales asociadas a la cultura del té. La hoja de té se cosecha manualmente entre los meses de Abril a Septiembre. La fabrica en la que se prepara las hojas esta directamente a lado de las plantaciones. Entrando a ella es como hacer un salto atras en el tiempo. Hombres llenan con cubos llenos de hojas a maquinas, con aspecto del siglo pasado pero bien conservados, que trituran, fermentan y finalmente secan su carga. Pasamos entre la maquinas traqueteandos, observamos los trabajadores haciendo su labor, no sin saborear una buena taza de té para terminar nuestra visita.

Puedes seguir mi viaje en mi pagina de Facebook o bien te puedes abonarte a mi boletín para este blog. También es la mejor forma de enterarte cuando abro la galería de fotos de este viaje. Mientras tanto, porque no darte un paseo virtual por Alemania.

Comments are closed

error: Content is protected !!