Fiestas y toros en Terceiras hermosa capital

article by: at: 20th Jul 2011 under: Azores
20110713-_MG_2433

 

Hay ambiente en la calle. Gente en la acera, en las terrazas de sus casas y hasta en los techos se han subido algunos. Chiringuitos que venden cervezas y picoteos, chicos con una cesta en cada mano caminan la calle arriba y abajo ofreciendo con voz alta los dulces que llevan en ellas. Desde los balcones y ventanas cuelgan alfombras de todos los colores. Otros han chapado las verjas y las vallas de sus casas con tablas de madera y por detrás están sentados señoras con paraguas para protegerse del sol y señores con sombreros. Niños, adolescentes, adultos… Todo el mundo esta de pie y todos están mirando la calle hacia abajo.

Allí en la plaza, alado de una pequeña capilla colorida hay una caja grande de madera y desde su interior se escucha unos pataleos fuertes. De repente estalla un petardo y todos que están en la calle empiezan a tener prisa. Suben muros y arboles, entran en casas y patios. Cuatro o cinco mozos con la camisa blanca y un sombrero negro agarran una cuerda y ahora se abre el portón de la caja y salta fuera un toro enojado que en seguida se echa a correr hacia unos valientes que se han quedado y que le están haciendo gestos para llamar su atención. Los pastores agarran la cuerda y así impiden al animal de sobrepasar un limite en la calle, no obstante cuando el toro se echa a correr las va arrastrando y esto que la cuerda tiene unos 50 metros de largo. De repente el mogollón va corriendo hacia mi y ya lo veo el torro muy cerca. Enfocando la acción con mi camera estoy buscando refugio al mismo tiempo y lo encuentro en uno de los chiringuitos cuyo dueño me abre un paso que ha dejado en su defensa de madera. Observamos como unos chicos se interponen en el camino del torro con paraguas y toallas para luego esquivar por los pelos de las cornadas que intenta dar el animal enfurecido. El espectáculo dura unos diez o quince minutos. Entonces los mozos de la cuerda guían el toro otra vez a su cajón. ¡Que emoción! Ahora me merezco una cerveza que la pido al señor que me dio cobijo en mi primera corrida de toros.

Queda de destacar que al toro no se esta haciendo ningún daño durante estas corridas. Cosa que me ha gustado bastante.

Ve mas historias y fotografias de este viaje en mi pagina de Facebook y si no quieres perderte la próxima entrada en este blog puedes abonar mi boletín. Así también sabrás cuando tendré listo la galería de fotos de este viaje a las islas de Los Azores.

Comments are closed

error: Content is protected !!