Ayuda para niños huérfanos en Nepal

article by: at: 28th Ene 2012 under: Nepal

20120121-_MG_0264

Hace algo mas que una semana que estoy en Nepal. A pesar de que me he informado bastante antes de venir aquí sobre la situación de los niños huérfanos la realidad es aun mas cruel que las cosas que vemos de vez en cuando en la televisión. He pensado un rato de que va a ser mi primero post desde Nepal pues hay tanto que contar que uno no sabe por donde empezar. He elegido compartir aquí un email que he mandado a todas estas personas que han ayudado con una donación a este proyecto.

Hola y namaste desde Nepal,

Recibes este correo porque de alguna forma has colaborado en mi proyecto para ayudar a unos niños huérfanos en Nepal. A pesar de que antes de venir aquí he leído mucho sobre la mísera en la que viven muchos y sobre todo muchos niños es ahora, estando aquí y viviendo con ellos, que estoy realizando que no hay nada que puede describir la chocante realidad. Vivo con 15 niños, de la edad entre 9 meses y 14 años, y cuatro adultos en una casa en las afueras de Kathmandu. La casa realmente tiene bastante habitaciones de modo los chicos y las chicas viven en dos habitaciones separadas e incluso yo tengo mi propia habitación. Pero allí ya se acaba el lujo. La casa tiene muy pocas ventanas por las que apenas entra luz. Las temperaturas en el exterior durante el día no son tan bajas. Están entre 15 – 17°C y por la noche bajan a unos 4°C. Pero dentro de la casa hace tanto frío que por las noches podemos ver nuestro vaho cuando respiramos. Todo el día llevo ropa interior termal, pantalones, un jersey, mi chaqueta, el gorro y mis botas y aun así siento el frío como pocas veces en mi vida. Menos mal para los niños que el ultimo voluntario que ha estado en la casa ha comprado calcetines y gorros para todos. Sólo los dos nuevos niños aun no lo tienen pero esto va cambiar mañana. Casi todos los niños van a un colegio a unos diez minutos desde el orfanato. Todas las mañas a las 10 las llevo allí y luego vuelven solos sobre las 4 de la tarde según terminan su clase. Nada mas llegando a casa empiezan hacer sus deberes pues se tienen que dar prisa antes de que cae la noche sobre las 6 de la tarde porque muchas veces no tenemos electricidad. En Kathmandu es absolutamente normal que no hay suministro de luz durante unos 14 horas cada día. Debido a que la central no puede producir toda la electricidad que hace falta la cortan durante horas en los diferentes distritos. Muchas veces estos cortes se producen por la tarde/noche obligando a los niños de hacer sus deberes, jugar y comer con velas o linternas.

Las comidas todos los días consisten en un plato de arroz con algunas verduras. Con esto me refiero al desayuno y la cena. No hay otra cosa. Nada de dulces, caramelos ni fruta. Nada!! Sólo nosotros, los adultos, nos dan una taza de te por la mañana y otra por la tarde. A los niños se les calienta el agua para beber. El agua que beben todos aquí yo no la puedo tomar. Lo mas probable es que esta contaminada. Es prohibido para los voluntarios de tomar agua del grifo de modo tengo en mi habitación mi propia garrafa de 25 litros. No hay dinero para poder comprar esa agua a los niños todos los días.

A pesar de esta miseria los niños son encantadores. Parecen feliz, ríen mucho y son extremadamente sociables. Todavía me cuesta distinguir todas sus caras y acordar todos sus extraños nombres pero ellos tienen mucha paciencia conmigo 😉 Lo cierto es que muchas veces tengo la impresión que ellos cuiden mas de mi que yo puedo cuidar de ellos. Es impresionante de ver como se comportan entre ellos. Los grandes cuidando a los pequeños, comparten, se protegen, se educan y apenas se pelean. Incluso los mas pequeñas a penas lloran o se quejan. A la hora de las comidas todos son muy contentos y algunos me vienen corriendo con los ojos brillantes diciendo: Uncle, uncle. Rice, rice!! (Tío,tío. Arroz, arroz). Como si fuese que es la primera vez en su vida que les sirven un plato rico y delicioso. Sobra que decir que ninguno deja ni un solo grano en su plato antes de levantarse de la mesa y fregar su loza.

Esto son mis primeras impresiones de Nepal. Tu mejor que nadie sabes que he estado coleccionando ayudas para este viaje y de las donaciones que se me ha dado en metálico he podido reunir mas de 1000 Euros. Muchos me han dado su contribución diciendo que lo hacen porque me conocen y confían en mi. En primer lugar muchas gracias por vuestra confianza!! Hasta el momento no he entregado ni un Euro pues primero quería comprobar si todo aquí es legal y quería averiguar donde mas hace falta este dinero. Aquí en este orfanato hay dos cosas que veo que hacen falta mucho y cuestan “mucho” dinero.

1. Un sistema de filtros para filtrar el agua de grifo y así hacerlo potable evitando enfermedades por el agua contaminada. Precio incluyendo la instalación: unos 200 Euros

2. Un invertidor/batería que se carga durante las horas en las que hay suministro de luz. Con la ayuda de esta instalación los niños pueden tener luz por la tarde/noche, hacer sus deberes, jugar y comer sin tener que utilizar velas cuya luz a la larga deteriora su vista. Precio incluyendo la instalación: unos 250 Euros

Como puedes ver tu donación hace una gran diferencia en la vida de unos menos afortunados. Y la buena noticia es que todavía sobra mas que la mitad para poder hacer aun mas cosas buenas. Apenas ha pasado una semana que estoy aquí y seguro voy a descubrir mas sitios en donde invertir el resto del dinero. Muchas, muchas, muchas gracias por tu ayuda y hacer todo esto posible.

No importa lo que pasa en el futuro. Tu ya has ayudado de hacer este mundo algo mejor de que lo ha sido ayer.

Namaste y hasta pronto
Dani

Así ya sabes, si también tu quieres ayudar a estos y mas niños manda un email a mi correo y te hago saber como les puedes hacer llegar tu donación.

Comments are closed

error: Content is protected !!